La sabiduría oriental tiene mucho que aportar al respecto a través de la decoración Feng Shui. El modo de vida actual condiciona en gran medida el cuidado proporcionado al hogar. La dinámica acelerada de la mayoría de las personas impide adquirir consciencia sobre el espacio que nos rodea. 

La decoración Feng Shui consiste en una disciplina oriental que busca el balance de los elementos y el flujo de energía en el hogar. La distribución de objetos, el balance de colores y formas, así como otros elementos estéticos son algunos de los recursos que son utilizados en su práctica: 

 

¿En qué consiste la decoración Feng Shui?

Son distintos los elementos que competen el equilibrio de un ambiente a raíz del Feng Shui. A continuación, se presentan algunos recursos fundamentales para su práctica:

  • La energía Chi: la traducción de Chi es aire o aliento que tiene el sentido de la energía utilizada para ejecutar las acciones cotidianas. El Chi se mueve de acuerdo a la distribución de los objetos externos.

  • El equilibrio entre el ying y el yang: ambas representan las dos polaridades que se movilizan en la energía Chi. El yang está conformado por todas las partes activas del hogar como la cocina, el comedor, la entrada y las áreas sociales. El ying se compone de las áreas pacíficas o de reposo que pueden ser las habitaciones y los baños. 

  • La teoría de los cinco elementos: dice que el Chi se manifiesta en los cinco elementos de la naturaleza según las nociones antiguas orientales: madera, fuego, tierra, agua y metal. Estos deben estar presentes en la casa mediante los objetos y los colores de modo estratégico para lograr el equilibrio entre ellos.

  • El Ba gua: son las ocho potencias energéticas que se pueden identificar con los elementos naturales en consonancia con los puntos cardinales. El sur es fuego, el sudoeste y noreste es tierra, el oeste y noroeste es el metal, el este y el sudeste es madera.

Decorar siguiendo los preceptos del Feng Shui

Dependiendo del sitio que te encuentres en tu hogar, la decoración Feng Shui actuará de diferentes formas. Éstas son las habitaciones frecuentes donde se requiere su intervención y cómo se trabaja con ellos: 

  • La entrada: es lo más importante para el Feng Shui porque se considera la boca del Chi. En consecuencia, se debe procurar contrarrestar las energías negativas que puedan ingresar por esta vía. Esto se consigue colocando piezas que den una bienvenida agradable. Por ejemplo, flores o fotos de personas sonriendo. Igualmente, es favorable mantener una buena iluminación debido a que esta área pertenece a la energía activa de la casa. 

  • La cocina: en este lugar se transmite la energía Chi a los alimentos. Por ende, las personas pueden ser influidas negativamente si la estancia no está en armonía. El lavaplatos debe ubicarse justo en frente de las estufas y el horno para que se equilibren los elementos contrarios. El fuego debe ser considerado un Chi destructivo, siendo esto así las hornillas no pueden estar en la entrada de la cocina.

  • Las habitaciones: cuando los individuos duermen, están expuestos a absorber energías dañinas. Para evitarlo, el Feng Shui aconseja que la cabecera de la cama colinde con una pared desprovista de ventanas o puertas. Asimismo, este sitio de descanso debe estar alejado de la entrada del dormitorio, por donde pueden ingresar flujos energéticos agresivos. La cama tampoco tiene que estar alineada con la puerta.

Combinación de colores según Feng Shui

Los tonos elegidos para cada zona de la casa deben estar en armonía con el tipo de actividad que exista en ese perímetro. De no ser así, las personas pueden encontrarse con limitaciones para llevar a cabo ciertas tareas dentro de la vivienda causadas por la interferencia de energías.

El objetivo es lograr un perfecto fluir de las acciones potenciando el uso del espacio. Las áreas yang se revitalizan con tonos que despierten los sentidos. Para la entrada del hogar, el comedor y el comedor se deben aplicar colores derivados del naranja como el salmón o durazno, y si se trata de un rincón muy oscuro se pueden añadir toques amarillos. 

En la cocina es preciso equilibrar el ambiente de poderoso contrapunto entre el fuego y el agua con el elemento madera. La tonalidad de esta última es el verde, combinado con colores crudos como el marfil o el blanco. Las áreas Ying, como los dormitorios deben llevar pigmentos tenues porque estos inducen al descanso. Los sugeridos están en la gama de los azules y verdes pálidos pues son los colores de la meditación.